Saltar al contenido

Yoga para la Fibromialgia

Recupera tu paz, tu sueño, elimina el dolor con el Yoga

Yoga para Fibromialgia

Las mujeres que padecen fibromialgia reducen los síntomas de la enfermedad mediante la práctica del yoga, según un artículo publicado en la revista Pain.

En el estudio se analizaron los datos de 53 mujeres mayores de 21 años diagnosticadas de fibromialgia, 25 de las cuales participaron en un programa de yoga y las otras 28 recibieron una atención estándar. Las mujeres participaron en el programa de yoga durante ocho semanas. Las clases incluían 40 minutos de estiramientos suaves, 25 minutos de meditación, 10 minutos de técnicas de respiración, 20 minutos de enseñanza sobre el uso de los principios del yoga y 25 minutos de discusiones en grupo, durante el que los participantes hablaron sobre la práctica de yoga en sus hogares.

Los dos grupos fueron evaluados para los síntomas de la fibromialgia y el déficit funcional y la mejora general de dolor después del tratamiento. También se sometieron a pruebas físicas para identificar los puntos sensibles y a un análisis del dolor y de las estrategias con las que lo afrontan. Las mujeres asignadas al programa de yoga mostraron mejorías significativamente mayores en las medidas estándar de los síntomas de la fibromialgia, en los niveles de dolor, de fatiga y en el estado de ánimo.

¿Cómo puede el yoga ayudar con esta patología?

A veces la medicina convencional descuida ciertos aspectos emocionales que se van enquistando en nuestros tejidos, en nuestra esencia. Con un acercamiento integral incluyendo a otras disciplinas se podría completar el tratamiento de manera más eficaz.

El ejercicio físico MODERADO como el yoga, suave, no repetitivo y de bajo impacto es una buena opción para evitar atrofiar las articulaciones y mejorar su funcionamiento.
Con la práctica del yoga bombeamos más sangre, oxigenamos tejidos y mejoramos nuestra capacidad física general. Nos ayuda también a mantener o recuperar fuerza y elasticidad. Junto con la meditación, nos enseña a modular el dolor, aumenta nuestra energía y resiliencia, y es de bajo riesgo.

Se desaconsejan las actividades de impacto pero, una alternativa sería la plataforma vibratoria que, mediante sus micro oscilaciones, estimulan la producción de ciertas hormonas, como la del crecimiento, deficitaria en estos pacientes e, incluso, la formación de masa ósea allá donde fuese necesario.
Hoy te propongo una postura de yoga que puedes hacer a diario sin estresarte para incorporar en tu agenda.
Eso sí, no te dejes engañar por la aparente sencillez. Savasana ( postura del muerto) requiere enfoque y fuerza de voluntad para evitar que caigas en monólogos mentales saboteando el momento y los beneficios que aporta.

Savasana (postura del muerto):

Yoga para Fibromialgia
Aunque sea una postura tumbada, al igual que el resto, tiene una alineación concreta para favorecer el paso de la energía a través del sistema nervioso.
Como en la FM, Savasana fluctúa. Un día nos resulta muy fácil tumbarnos y olvidarnos del mundo, otro día no podemos dejar de movernos y dar vueltas a la cabeza. Aprende a navegar sus ciclos. Agradece sus enseñanzas, y no te aferres a resultados concretos, mucho menos a marcar tiempos. Acepta y sigue.

Ten a mano una manta con lo que cubrirte ya que el cuerpo tiende a perder calor cuando nos relajamos.

Túmbate boca arriba intentando alinear tu cuello con el tronco. Si usas gafas, quítatelas. Puedes usar un antifaz con un aroma de aceite esencial, yo sugiero la lavanda, que además de calmante puede ayudar a aliviar el dolor.

Cierra tus ojos para sintonizar mejor con tu canal de percepción. Deja los brazos extendidos a lo largo del cuerpo y ligeramente separados de este. Las palmas hacia arriba. Las piernas estiradas con los pies relajados abriéndose de manera natural hacia el exterior.
Respira suavemente notando el discreto movimiento ascendente y descendente de tu abdomen. Siente ahora las partes de tu cuerpo que hacen contacto con la superficie que lo soporta, déjate acoger por este, como si te hundieses plácidamente.
Si algunas áreas siguen tensas, dirige tu respiración hacia ellas, crea una imagen mental y si no ceden, no te obsesiones, pasa a relajar las zonas próximas.
Vuelve a tu respiración incorporando poco a poco alguna pausa entre inhalación y exhalación. Alárgala sin forzar nada y observa su ritmo. Mientras notas ese dulce movimiento de tu ombligo, abandónate y deja que sea tu respiración quien ahora te guíe.
Vacía tus preocupaciones. No te muevas y no elabores ningún pensamiento, observa solo este momento, simplemente pertenece al instante.
Conecta con tu auténtico ser, crea esa unión mente, cuerpo y espíritu, y siente su poder sanador.

En Urban Yoga Perú estamos para ayudarte, Llámanos o escríbenos vía WhatsApp al +51 993 141 765 #fibromyalgia #fibromialgia #yoga

Tags: yoga para la fibromialgia | yoga terapéutico para fibromialgia | yoga para fibromialgia | ejercicios contraindicados para fibromialgia | tabla de ejercicios para enfermos de fibromialgia | fibromialgia rutina de ejercicios | ejercicios para fibromialgia | terapias para fibromialgia